Foto del Alcázar de 1928

Consecuencias del incendio del Alcázar de Segovia de 1862

El dia 6 de marzo de 1862 se produjo un incendio en el Alcázar de Segovia que destruyó la mayor parte de las zonas nobles del edificio. Dado el devenir histórico de la España de aquel tiempo  (en veinte años pasamos por dos dinastías, una república con 4 presidentes y una restauración borbónica )  no se planeó su reconstrucción hasta pasados 20 años. Como todas las que hemos tratado en este blog,  fue recibida con división de opiniones . Hablaremos aquí de cómo se realizó su reconstrucción.

Efectos del incendio en muros exteriores . El interior se destruyó completamente
Dibujo del Alcázar fechado en el siglo XVII que se conserva en el archivo de Simanacas, España

Objeto de numerosas reformas, ampliaciones y  restauraciones a lo largo de la historia, el Alcázar de Segovia es una construcción de tipo militar y palaciega medieval. La primera noticia escrita de su existencia es de mediados del siglo XII, poco después de la reconquista de Segovia por Alfonso VI,  aunque se cree que el edificio está construido sobre los restos de una fortaleza musulmana y eésta sobre un castro romano.

Su imagen actual es fruto de la reconstrucción llevada a cabo por Felipe II, quien le dio ese toque peculiar centroeuropeo, que lo diferencia del resto de castillos españoles.

 

Entre los hechos históricos que tuvieron lugar en el Alcázar,  destaca la  salida de  Isabel de Trastámara del castillo para ser proclamada en el atrio de la iglesia de San Pedro de Segovia como reina de Castilla, en 1472

Tras su última reforma, con Felipe II, el Alcázar de Segovia languideció durante varios siglos hasta que en el XVIII se convirtió en sede de la Academia de Artillería . Siendo en aquellos momentos sede de la misma, en 1862 fue pasto de un terrible incendio que duró  casi dos días. Se consumió toda la materia combustible. Fue entonces cuando se pudo apreciar el alcance de la desgracia; 

Recuento de los daños: 

«Se había perdido la totalidad de las armaduras de madera: artesonados, alfarjías,
pisos holladeros, estructuras de cubierta, carpinterías de huecos, habiendo quedado malparadas las yeserías y otros  elementos pétreos. Se perdió la totalidad del mobiliario».

Elementos que se salvaron 

Entre las contadas piezas que se salvaron, cabe destacar el cuadro de Carduccio de la «Adoración de los Magos» hoy como entonces, en la Capilla.
También se salvó, gracias al arrojo de los cadetes y al buen criterio de sus oficiales, la totalidad de la importante biblioteca, entonces alojada en la sala de Reyes y hoy custodiada con encomiable esmero
en el viejo caserón del convento de San Francisco. Tan sólo quedó un pequeño elemento de la fortaleza: la torre de mediodía del parapeto, a la que, sorprendentemente, no alcanzaron las llamas»

Algunos ventanales y puertas románicos fueron descubiertos en los años 80 del siglo XX . Se ha procedido a su restauración, como muestran las fotos

1882: Comienzo de la restauración

Tras el incendio de 1862, el Alcázar se restaura en 1882 y se destina a Archivo Militar hasta 1941. En la foto a la derecha. Estado del Alcázar de Segovia en 1870 en el que se aprecian algunos de los daños del incendio, aunque es sobre todo su interior, las zonas nobles del palacio,  la que fueron más dañadas al consumirse  artesonados, cuadros, tapices y parte del edificio. El fuego, no obstante dejó intactos muros y tabicados de las estancias.

Acuarela de 1850 y foto del restaurado Salón de Reyes

 Entre los elementos decorativos del interior del Alcázar se encuentra la puerta mudéjar sevillana que da paso a  la sala de la Chimenea. Se trata de una puerta conservada milagrosamente tras el incendio de 1862 , junto con  parte del  friso de yesería esculpido con cintas que se entrelazan..  

En el friso se puede leer aún una inscripción  que indica que la obra se realizó en 1456, cuando Enrique IV se encontraba «guerreando contra los moros». 

Grabado que refleja la voracidad del incendio de 1862. A la derecha, el estado en que quedó el palacio

Los artífices de la restauración del Alcázar

La restauración comenzó casi veinte años después del incendio. Aunque los arquitectos encargados del proyecto tuvieron la suerte de contar con la totalidad de los muros del palacio y la organización de las estancias no sufrió cambios, la reconstrucción de los interiores del palacio tuvo que ser total.

Para muchos se realizó una fiel copia de lo preexistente, gracias a dibujos y grabados que mostraban toda su belleza, tales como los  magníficos dibujos que 40 años antes, realizó don José María de Avrial y Flores, académico de Bellas Artes de San Fernando. 

Gracias a ellos, se pudo recuperar la totalidad del artesonado de Palacio. Bien reflejadas en estos dibujos estaban las estancias de los Trastámara y su revisión por Felipe II. 

 Para algunos críticos, entre ellos el escritor catalán Josep Pla, la reforma de la fábrica fue excesiva, incluso fantasiosa, con reintroducción de ventanales medievales donde ya  habían sido  sustituidos por herrerianos, por ejemplo. 

En cambio, para la mayoría de los tratadistas, la restauración de Bermejo (arquitecto de la diputación de Segovia) es una obra maestra en su género, teniendo en cuenta que la tradición artesanal de la construcción y el artesonado estaba ya perdiéndose a finales del siglo XIX . 

 Se la  comparó con la restauración de la Pulcra Leonina o la de la fachada de la catedral de Barcelona, ambas contemporáneas con la del Alcázar pero menos respetuosas con su pasado.

Algunos  de los artesonados que atesora el Alcázar son originales pero proceden de otras construcciones de la zona, lo mismo que muebles y tapices. 

 

Situación actual
 

Mientras tanto, el proceso de restauración continúa en la actualidad. Ventanales y puertas románicas han sido descubiertas y restauradas en los años 80 del siglo XX. La imagen del Alcázar es representativa de Segovia, celebrada en el mundo entero como la de uno de los más bellos castillos de Europa.

La maravillosa foto de Fernando de Antonio, publicada en el Adelantado de Segovia, que se ha reproducido en numerosas ocasiones en publicaciones on line

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Puedo ayudarte? Can I help you?