Nuevo dolmen de Antequera. ¿Construido por nuestros antepasados?

 Se ha localizado un nuevo dolmen en el término municipal de Antequera, en los alrededores de la Peña de los Enamorados. La peña puede verse al fondo de la foto superior. 

Según las primeras informaciones, la construcción del dolmen  puede datar de hace más de 5900 años.

Se han encontrado en su interior  dos cráneos. Todo hace pensar que  los restos son de la misma época que la construcción del Dolmen . 

 
 
En la foto, vista de Antequera con la peña de los Enamorados al fondo, donde acaba de localizarse una construcción megalítica.
 
 

 

 

¿Son nuestros antepasados quienes lo construyeron?

 

A la pregunta de si este hallazgo puede significar que se ha encontrado restos de antepasados  de los actuales antequeranos, me atrevo a contestar con un no rotundo. 

 Es sabido que la actual población española, y por ende, la antequerana, deriva de movimientos poblacionales posteriores a las fechas de construcción de los dólmenes.

 

 Para muchos investigadores, las  invasiones en toda Europa de gentes procedentes de las Estepas Pónticas es la causante de este cambio poblacional. 

La invasión se produjo alrededor del 2000 antes de Cristo. Según los técnicos, esta nueva población sustituyó casi completamente la autóctona de la época, al menos a lo que el lado masculino se refiere. 

La nueva población resultante  es, para los modernos genetistas, la base de la población actual. También se considera la razón de que los genomas (composición del ADN ) de los actuales pueblos de la Europa Occidental sean tan similares los unos a los otros. 

 

Orígenes y composición actual de la población antequerana

 

Es claro que la población antequerana sufrió también los embates históricos de épocas más recientes. Como casi todos los rincones de España pasaron por su territorio la conquista romana, la visigoda, la musulmana  y por último se dieron  allí las repoblaciones de la Reconquista. 

Los últimos estudios de genética , por cierto bastantes discutidos, sitúan a esta parte de Andalucía en la órbita de las repoblaciones castellanas (ver la zona coloreada en amarillo en el mapa más abajo) 

La parte occidental de Andalucía sin embargo  es más compatible con el código genético heredado de la repoblación astur leonesa (en rojo en el mapa)

 La Universidad de Santiago  elaboró el estudio que comentamos, que se ha publicado en revistas científicas internacionales.

Los puntos, triángulos y círculos de colores del mapa son, digámoslo así, excepciones a la tendencia general de la zona. Están situados normalmente en ciudades donde se asentaron poblaciones de otros orígenes por causa de su devenir histórico o económico.

Antequera figura en el mapa con excepciones a la tendencia del origen castellano (o andaluz oriental ) . Se aprecia un componente leonés similar al de la zona occidental de Andalucía y a toda la zona de la antigua vía de la plata. 

Sería necesario un estudio detallado de muestras de ADN de la población antequerana actual para rebatir la teoría que propone la universidad de Santiago.

 
 
 
 

 

Infante Fernando de Trastámara, conquistador de Antequera en 1410.Posteriormente sería elegido rey de Aragón

Conclusión

En resumidas cuentas,  una excelente noticia que permite pensar en una futura incorporación de este monumento megalítico a los ya existentes en el término de Antequera. 

Su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco permite asegurar una conservación digna. Aún así, la teoría de que sus constructores fueran nuestros antepasados se mantiene en entredicho por las razones expresadas en la entrada.  

A pesar de lo dicho, hay voces que discrepan de la teoría de sustitución de poblaciones tras la reconquista, la prueba de lo contrario será la investigación del haplogrupo femenino que se pueda obtener del ADN de los restos encontrados en el «nuevo» dolmen. Si se trata del mismo que se encuentra en las muestras  de las poblaciones actuales podríamos hablar de que la sustitución solo tuvo lugar en el parte masculina de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Puedo ayudarte? Can I help you?